Pasar al contenido principal

Oportunidades e implicaciones de una reforma a la Ley de Hidrocarburos

Una nueva ola de incertidumbre y falta de certeza jurídica ‘golpea’ a la industria energética nacional luego de que el Presidente de México enviara a la Cámara de Diputados una iniciativa de reforma a la Ley de Hidrocarburos.

Para su análisis, cuatro voces expertas participaron en el webinar de Diálogos con Energía titulado “Oportunidades e implicaciones de una reforma a la Ley de Hidrocarburos”, organizado por Energy21.

En su primer planteamiento, Rosanety Barrios, analista independiente del sector energético expuso las aristas que expone dicha propuesta, entre ellas, el combatir el contrabando de combustible, además de permitir que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) o la Secretaría de Energía (Sener) puedan suspender cualquier permiso existente en caso de un “peligro inminente” para la seguridad nacional, “seguridad energética” o la “economía nacional”, de manera temporal o permanente.

Barrios consideró que ninguno de los cambios propuestos cumpliría los objetivos por los cuales se está buscando modificar dicha Ley derivada de la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto, incluso señaló que la iniciativa “solo crea una enorme incertidumbre, representa una amenaza sobre las inversiones ya realizadas en los últimos 25 años y por supuesto, un desincentivo total para la participación de nuevas inversiones”.

Santiago Arroyo, CEO en Ursus Energy resaltó el interés del Gobierno por combatir el robo de hidrocarburos específicamente de los petrolíferos, sin embargo la metodología propuesta es diferente a lo que se busca, sin mencionar la inoperancia de las autoridades para detener el contrabando que ha golpeado tanto al mercado de los petrolíferos.

Para Valeria Vázquez, socia de impuestos y servicios legales y líder de energía en Deloitte Legal, lo propuesto por el Ejecutivo carece de técnica jurídica que abre un hueco importante en la seguridad jurídica de los permisionarios quienes pudieran recurrir a acciones legales si demuestran una afectación directa de sus intereses.

“Siento que la intención era regular de manera más estricta a importadores y exportadores, pero la verdad, termina afectando a comercializadores, distribuidores, transportistas y ¿por qué sólo pensamos en combustibles?, esto también incluso afecta a los contratistas de contratos de producción compartida y de licencia porque ellos también tienen un permiso de comercialización de sus productos”, señaló Vázquez.

Luis Chavarria, director de Kepler Oil &Gas habló sobre el interés de la autodenominada Cuarta Transformación por fortalecer a Pemex, empresa del Estado que perdió control sobre la dinámica del mercado de petrolíferos tras la apertura a la iniciativa privada al ofertar estos un precio más competitivo.

Rosanety coincidió con Chavarria pues con la apertura, la idea era que Pemex justo perdiera mercado en favor de dos entidades: de Pemex mismo y del consumidor que se vio empoderado al poder decidir con qué marca comprar su combustible, por ejemplo.

Desde la óptica de Valeria Vázquez la iniciativa tiene muchas aristas y muchos factores que analizar y defender de manera individual al ser poco clara.

“Existe un sesgo en cuanto a saber si esto va hacia los combustibles, la política de almacenamiento, permisos de importación de diésel; cada uno de los artículos tiene objetivos que desde el punto de vista jurídico, legal son delicados y crean cada uno de ellos un tema de incertidumbre por sí mismo”, indicó.

Arroyo recordó que las empresas que saldrán afectadas van desde contratistas, permisionarios que tienen terminales de almacenamiento hasta una estación de servicio; paralelamente impactará a los subsectores o ramas de los hidrocarburos (petrolíferas y gas natural).

“En su afán, la administración pública, de darle solución a un problema específico no se dan cuenta la gran interconexión y los alcances de mover una ficha”, comparó

Chavarria previó que cerca del  90 por ciento de los comercializadores saldrán al no poder acreditar un volumen de almacenamiento.

“Resolver los problemas no es necesario sembrar el miedo así como tener incertidumbre y ambigüedades porque eso desalienta la inversión y sin inversión no hay competencia, sin inversión no hay economía y si no hay economía a todos nos va mal”, añadió.

Te invitamos a escuchar las conclusiones de los cuatro panelistas reviviendo la sesión a través de nuestro canal de YouTube. 

Comenta y síguenos: @Da_Loredo @Energy21Mx