Pasar al contenido principal

La elección de Biden y el impacto que tendrá en el sector energético en México

En este artículo voy a discutir el anuncio de la victoria de Joe Biden y Kamala Harris contra los republicanos en los Estados Unidos. Reflexionaré sobre cómo el Partido Demócrata puede afectar el mundo del comercio de energía y la infraestructura en México y cómo será el futuro con una nueva presidencia con nuestro vecino del norte.

En una carrera muy reñida para la presidencia de los Estados Unidos, Joe Biden, un veterano político ha sido anunciado como el próximo líder de la nación más poderosa del mundo, cayendo Donald Trump y el Partido Republicano a su decadencia. La última vez que un Presidente no fue reelegido en los Estados Unidos fue en 1992 cuando George HW Bush perdió frente a Bill Clinton. 

Este acontecimiento solo ha sucedido 10 veces en la historia de la nación y Donald Trump ha logrado el hito desfavorable de ser el décimo en esa lista en un total de 45 presidencias. 

Está muy claro que Estados Unidos está dividido como muchos otros países del mundo, la globalización y un número cada vez mayor de personas educadas en el mundo, así como el sufragio universal en una escala más amplia, han allanado el camino para que la gente cuestione y critique la política, así como los sistemas de sus naciones. Somos un mundo de opiniones e ideas opuestas que chocan y sirven para detener la esencia misma de la globalización, que es acercarnos a una carrera.

Mientras se escribe este artículo, debe tenerse en cuenta que el equipo de Donald Trump está imponiendo una batalla legal al Partido Demócrata para asegurar que se llevó a cabo la votación legal y que los resultados de esa investigación aún no se han descifrado. Sin embargo, asumiendo que se mantenga el status quo, uno de los principales aspectos positivos de esta elección es el empoderamiento de las mujeres a través de la vicepresidenta, Kamala Harris; una dama de etnia india y negra, que toma el asiento como la primera mujer en ser elegida. Este es un paso importante en la dirección correcta para los Estados Unidos y las generaciones futuras.

Pero, ¿cómo afectará este nombramiento a Morena y su política energética en México?

Antes de explorar los efectos en la industria energética mexicana, uno pensaría que desarrollar una relación con la nueva administración es clave e incluso si se están llevando a cabo algunas investigaciones con respecto al sistema de votación en los Estados Unidos, el diálogo es equivalente. Sin embargo, en un molde similar al de los líderes de Brasil y Corea del Norte, el presidente López Obrador ha decidido no felicitar, ni siquiera comunicarse con el equipo de Biden, ya que siente que se estaría entrometiendo en la política estadounidense.

Por el contrario, el presidente de México tuvo un enfoque opuesto a las elecciones bolivianas de octubre de 2019 cuando recibió a Evo Morales en el país poco después de ser derrocado, con los brazos abiertos. El comportamiento complicado en torno a las inconsistencias de Morena en lo que respecta a las relaciones internacionales puede confundir a los demócratas en Estados Unidos, ya que son defensores del multilateralismo y las democracias igualitarias.

Además, en julio de 2020 López Obrador visitó la Casa Blanca unos días después de que entrara en vigencia el Acuerdo entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC). Pero se saltó una reunión con Biden y dijo: "No sería correcto hablar con los candidatos porque es una visita de trabajo". Esto a pesar de que, cuando era vicepresidente, Biden se reunió con AMLO mientras era candidato en la carrera presidencial de 2012 en México. Es importante leer entre líneas aquí: se podría sugerir que Morena considera a la administración Biden como un equipo más conflictivo para su agenda nacionalista. De cualquier manera, es recomendable comenzar con el pie derecho con tus vecinos.

Hablemos de los tres productos básicos tradicionales energéticos para poder evaluar cómo la nueva presidencia de los Estados Unidos puede afectar a cómo los mercados se desarrollan en México.

PETRÓLEO

Morena ha apoyado el uso de combustibles fósiles como parte de su agenda energética para México. El presidente ha hablado abiertamente de su deseo de seguir usando combustóleo para las plantas de la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE), ha invertido más de 8,000 millones de dólares (mdd) en la refinería que se completará en Dos Bocas, Tabasco, e incluso ha extendió las leyes para que Pemex pueda utilizar un diésel con mayor contenido de azufre fuera de las tres áreas metropolitanas del país, en una apuesta por ayudar a la producción en sus refinerías. Se podría argumentar que Morena no necesariamente tiene un sesgo hacia los combustibles fósiles en la medida en que desea apoyar la producción de éstos a nivel nacional y limitar las importaciones.

Sin embargo, los fundamentos energéticos siempre dictarán la economía del mercado. Pemex sigue siendo la compañía petrolera nacional más endeudada del mundo y la entidad no produce ni cerca del consumo del país. La Costa del Golfo de Houston produce los productos refinados más asequibles del mundo y su vecino: México. El juego lógico es importar esos combustibles de Estados Unidos, ya que el país es ahora un exportador neto de sus gasolinas y diésel.

El diálogo sobre Biden ha sido claro; es optimista sobre las energías renovables. En agosto, Biden anunció un plan climático de cuatro años y dos trillones de dólares diseñado para alejar la política energética de mimar a las grandes petroleras y promover la energía verde. Sin embargo, parecía haber un malentendido sobre cómo esto influye en los pensamientos de Biden sobre el petróleo.

En el período previo a las elecciones, parecía haber una ideología binaria que giraba en torno a los combustibles fósiles y el Partido Republicano contra el Partido Demócrata y su búsqueda de la generación de energía limpia. Sin embargo, esto simplemente no es cierto. La energía renovable ha crecido bajo la administración Trump, principalmente en energía eólica y solar. Estados Unidos registró una bonanza récord de inversión en energía limpia en 2019, ya que 55.5 mil mdd fluyeron a sectores como la eólica y la solar bajo la presidencia escéptica de las energías renovables de Donald Trump.

El fuerte crecimiento interanual de Estados Unidos del 28% se produjo cuando la energía eólica marina mantuvo por poco al sector de la energía limpia global en una curva ascendente, con una inversión mundial total de 282,200 mdd en 2019, un aumento del uno porciento. Cabe destacar que el crecimiento estadounidense fue parcialmente impulsado por la carrera de los desarrolladores de energía eólica y solar para superar los plazos para el valor total de los incentivos federales, como el crédito fiscal a la producción eólica (PTC).

Entonces, incluso si a Donald Trump le gusta llevar juntas que dicen: "Trump apoya el carbón", estas estadísticas antes mencionadas validan el punto de que los fundamentos de la energía no mienten. El concepto microeconómico básico de una curva de oferta y demanda es relevante aquí: mientras haya una necesidad y haya suficientes iniciativas fiscales la demanda permanecerá. La política puede afectar el progreso económico, pero nunca detendrá por completo la dinámica del mercado o los avances tecnológicos.

De un modo similar, Joe Biden no puede apoyar la producción de petróleo de la misma manera como lo hace las energías renovables, pero también es consciente del simple hecho de que algunas de las empresas más grandes de los Estados Unidos son compañías de petróleo y gas y por las refinerías están funcionando a plena capacidad, proporcionando un exceso de producción y están exportando esa molécula. No hay ningún beneficio para la economía estadounidense, especialmente durante el curso de una pandemia global, para detener o afectar la producción y, a su vez, perturbar los ingresos de estas empresas, algunas de las cuales tienen fuertes posiciones de cabildeo en el gobierno, que se reconozca.

Otra área que realmente puede funcionar a favor de la industria de importación mexicana es la Obligación de Volumen Renovable (RVO) proporcionada por las refinerías en los Estados Unidos. Este es un descuento que se aplica a un combustible exportado producido en los ese país. Siempre que cumpla con los requisitos de mezcla para crear un combustible renovable. Luego, el descuento se calcula en función de la producción y la disponibilidad de combustible en el mercado de producción. Cuando se exporta este combustible, se aplica un descuento en centavos por galón que se aplica como crédito al comprador.

En este momento, este descuento es de 8 centavos por galón o 44 centavos por litro aproximadamente. Ha habido algunas dudas por parte de la Administración Trump para presentar los cálculos para la RVO y la EPA (Agencia de Protección Ambiental) que aún no ha publicado una Obligación de Volumen Renovable (RVO) propuesta para 2021, lo que significa que probablemente no se hará hasta el próximo año.

Esto ha sido contrarrestado con el campo de Biden que se ha comprometido a ser más eficiente con los productores de etanol en los Estados Unidos. Y el esquema de la RVO para beneficiar a todas las partes, incluidas las pequeñas refinerías que sienten que han sido ignoradas con una serie de reclamos legales que explican que la EPA no pudo reasignar los galones de biocombustible perdidos a extenciones de pequeñas refinerías en los volúmenes del Estándar de Combustible Renovable de 2019 en años pasados.

Con todo, la administración Biden no afectará por completo la naturaleza obvia de la dependencia mexicana de la producción estadounidense en los próximos años. En todo caso, los precios pueden incluso volverse más competitivos en Estados Unidos en beneficio de su vecino al sur de la frontera.

GAS NATURAL

En apoyo de su agenda de energía limpia, Biden prometió prohibir la emisión de nuevos permisos de perforación en tierras y aguas federales para combatir el cambio climático global. La promesa de campaña del presidente electo Joe Biden de eliminar gradualmente el petróleo probablemente señale el fin del oleoducto Keystone XL, retrasado durante mucho tiempo, y amenaza el futuro de Dakota Access, otro importante conducto de crudo. La obstrucción de los proyectos de oleoductos es una forma en que Biden podría acelerar el cambio de Estados Unidos hacia las energías renovables, al hacer que el petróleo y el gas sean más difíciles y costosos de transportar.

Estados Unidos produjo casi 3 millones de barriles de petróleo crudo por día de tierras y aguas federales en 2019, junto con 13,200 millones de pies cúbicos por día de gas natural, según datos del Departamento del Interior.

Eso equivale a aproximadamente una cuarta parte de la producción nacional total de petróleo y más de una octava parte de la producción total de gas de Estados Unidos. Una prohibición federal de nuevos permisos significaría que esos números caigan a cero en cuestión de años. 

Por el contrario, Keystone XL puede ser una forma de que Biden muestre su apoyo a los trabajadores manuales y cree empleos muy necesarios mientras Estados Unidos intenta recuperarse de la pandemia. Es un tiro largo y uno que parece poco probable que ocurra, pero puede ser una consideración para el nuevo gobierno.

Este gasoducto habría proporcionado más capacidad al ingresar a México desde la Costa del Golfo y habría beneficiado a un país que actualmente está importando el 90% de su gas natural de Estados Unidos. México está profundamente hambriento de gas natural ya que no ha podido explorar sus reservas de gas, lo que podría ser un mal augurio para la nación en los próximos años. Los indicadores económicos sugieren que alcanzaremos el pico de demanda de gas natural a nivel mundial entre 2030 y 2035, por lo que estamos a una década del inicio de ese pico.

Uno de los enfoques clave para la administración Morena ha sido fortalecer sus propias empresas estatales, en este caso Pemex y CFE, pero hay que analizar seriamente los pros y los contras de costo-beneficio cuando se habla de la producción de gas natural en México y si desea explorar sus reservas. La falta de infraestructura de gas tendrá un efecto perjudicial sobre el consumo y los precios mexicanos, ya que su dependencia de Estados Unidos expone al país. La oportunidad de desarrollar infraestructura de GNL y enviar la molécula en barcos es una alternativa que México podría considerar y hay una serie de proyectos más pequeños en este ámbito. Lamentablemente, no afectará los precios y la exposición continua al gas natural que tiene México en el corto y mediano plazo.

ELECTRICIDAD 
Se cree ampliamente que el más afectado de los tres productos básicos discutidos en este artículo es la electricidad, tanto convencional como no convencional, porque juega un papel importante en la política de Estados Unidos y México. Para ser claros: fuentes de energía no renovables y están disponibles en cantidad limitada. Los tipos más comunes son la producción de energía a partir de carbón, petróleo y gas, así como nuclear y térmica. Las no convencionales serían las fuentes de energía renovables, las más comunes de las cuales son la eólica, la solar y la hidráulica.

Desde un punto de vista estadounidense, la administración Biden se ha comprometido a cumplir parte de la posición adoptada por el partido republicano opositor. El plan de Biden incluye un compromiso de tomar acciones ejecutivas como reincorporarse al acuerdo climático de París, revertir las acciones de la administración de Trump que debilitan los estándares de eficiencia automotriz y de electrodomésticos, y ordenar a las agencias federales que compren energía limpia.

La Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA) ha delineado un plan de 100 días que incluye una serie de acciones ejecutivas, como un mayor desarrollo de energía renovable en terrenos públicos y la adopción de energía solar por parte de agencias y edificios federales. El plan de cuatro años y 2 billones de dólares es agresivo y muestra una seria intención de implementar un estado carbono neutral. Este no sería el primer rodeo de Biden en energías renovables; como vicepresidente de Barack Obama, coordinó la implementación de la Ley de Recuperación y Reinversión de Estados Unidos, que invirtió 90,000 mdd en proyectos de energía verde e Investigación y Desarrollo para impulsar la economía después de la Gran Recesión.

En México, ha habido un claro antagonismo mostrado por Morena en el desarrollo de proyectos privados renovables donde se afirma que los precios de la electricidad son más caros y que la red eléctrica mexicana debe priorizar los activos nacionales en la forma de la CFE. Lo que está claro es lo siguiente: el interés de los inversores en el mercado emergente de energías renovables de México estaba en su punto más alto cuando Andrés Manuel López Obrador llegó al poder en diciembre de 2018. A menos de la mitad del primer mandato del presidente, las expectativas han tocado fondo, y el mercado está hecho jirones.

En junio, AMLO acusó a los desarrolladores de renovables de actividad fraudulenta y amenazó con emprender acciones legales contra ellos. El enfoque principal de Morena ha sido proteger el 54% de participación de CFE en el mercado eléctrico mexicano y ha dicho de ser completamente egoísta y sin tener en cuenta el impacto ambiental. Según expertos, AMLO y CFE bajo [el Presidente] Manuel Bartlett no tienen ninguna intención de hacer un esfuerzo de buena fe para cumplir con los objetivos de generación de combustibles no fósiles de México desde hace mucho tiempo. En efecto, los únicos planes concretos de CFE para invertir en energías renovables han sido mejoras propuestas a las instalaciones hidroeléctricas existentes a una escala que muchos han considerado inviable.

Morena se ha centrado en la política proteccionista, en la construcción de la entidad estatal CFE y en tratar de proporcionar electricidad asequible a la red y a los consumidores finales. Manuel Bartlett, el titular de la CFE ha subrayado en muchas ocasiones que el gobierno se ha visto encerrado en contratos neoliberales y se ha visto obligado a comprar energía a precios más altos, así como 20 millones de certificados (Certificados de Energía Limpia, o CEL), casi todos de plantas eléctricas privadas.

Es válido apreciar los esfuerzos que el partido Morena ha realizado para salvar a sus empresas nacionales, sobre todo a Pemex y CFE. Muchos años de mala gestión de estas entidades estatales han causado los gigantescos problemas a los que se enfrenta ahora. Desafortunadamente, los planes que tiene Morena pueden ser en vano, pero quizá es demasiado tarde para México.

Muchas empresas internacionales invirtieron fuertemente en activos de electricidad al comienzo de la Reforma Energética y el rechazo del gobierno ha provocado retrasos y temor a la inversión por parte de empresas privadas y extranjeras. En cambio, el gobierno está tratando de arreglárselas con lo que tiene.

Desafortunadamente, el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) tiene una necesidad desesperada de desarrollo y, a medida que la economía del país continúa creciendo, también lo hace el consumo de energía y también los centros de demanda en varias partes de México.

Depender totalmente de los activos estatales expone al país a escasez y capacidad limitada en tiempos de alta demanda. CFE, al igual que Pemex, está muy endeudada y el gobierno simplemente no tiene los fondos para invertir en la nueva generación sin apoyo fiscal. 

A medida que Biden avanza con las energías renovables en el norte, los países de América Latina y el Caribe se comprometieron a un objetivo del 70% de uso de energía renovable para 2030. La promesa fue seguida por la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático en Madrid en diciembre, donde miembros de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (Acera) firmó un acuerdo de cooperación con otras 12 asociaciones energéticas de América Latina y España, siendo Chile, Perú, Ecuador y Colombia las más importantes.

Esa presión acumulada y esa sensación de incongruencia pueden convencer a AMLO y a su equipo de que la pelea no vale la pena. Con las tasas de homicidio aumentando año tras año, la falta de medicamentos en los hospitales públicos durante una pandemia mundial y muchos niños que ni siquiera van a la escuela, así como un PIB que se contrae hasta un 10% en 2020, México tiene muchas batallas que librar, algunas más sensatas que otras.

Rajan Vig
Es fundador de Grupo Indimex, una empresa de trading y marketing de petróleo y gas licuado con sede en la Ciudad de México y oficinas en los Estados Unidos. Actualmente es Consultor en Jefe para México del Western Power Trading Forum dentro del espacio de energía y gas y es miembro de la Junta de Comités de ACE e ISME. Cuenta con Maestría en Ciencias en Economía y Política Latinoamericana de la Universidad de Oxford en el Reino Unido y se graduó con una doble especialización en Idiomas Modernos de la Universidad de Manchester (Reino Unido).

Comenta y sigue a Rajan Vig en LinkedIn: Rajan Vig.

Comente y síguenos en Twitter: @Energy21Mx